<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d4344533833935884018\x26blogName\x3d12+Compases\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://12compases.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://12compases.blogspot.com/\x26vt\x3d-6176504475751728820', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

12 Compases

2 hombres y un vespino (cap. 3)
martes, 29 de mayo de 2007

Mis recuerdos están fragmentados, flotando en la burbuja de mi memoria como en una de esas bolitas de cristal, que en su interior esconden un paisaje nevado. Siento como si me hubieran zarandeado, y los copos de mis recuerdos cayeran sin orden ni concierto a mi alrededor. Extiendo los brazos en medio de la ventisca, y allá donde mire encuentro lugares, conversaciones, personas... sin saber muy bien qué va primero y qué después. En cualquier caso, el tiempo en esta ecuación es relativo, la constante es el espacio, y siempre hubo un espacio que se mantuvo constante en aquella época: El Café del Adarve.

Epi y yo éramos asiduos desde hacía mucho tiempo, así que no fue de extrañar que cuando empezásemos a quedar convirtiéramos el café en el centro neurálgico de nuestras reuniones. Cuatro y media de la tarde, café con baileys, y conversación. Era verano, hacía mucho calor, y las paredes de piedra del café ayudaban en gran medida a refrescar las ideas. En el Adarve se daban cita muchos más conocidos nuestros, y lo normal era que el café que había comenzado con dos acabara convirtiéndose en una reunión de siete o más... y con frecuencia nos daban las siete de la tarde. A pesar de todo eran buenos tiempos.

Epi era un genio de la informática, un genio que llevaba media vida en la carrera y nunca tenía prisa por acabar. Es de ese tipo de personas a las que no se le pueden exigir horarios ni compromisos, lo que sabía era fruto de su esfuerzo y dedicación personal, independientemente de los temarios impartidos en su escuela. Así, aunque estudiaba en Salamanca, raras veces iba, pero sin lugar a dudas, era el mejor. De Epi aprendí una máxima: El Procedimiento Standar BLV (aunque el nombre se lo puse hace un año, pero la idea es la misma) BLV = Búscate La Vida. Aplicable a cualquier aspecto de la rutina diaria, por ejemplo: ¿Que no sabes cómo configurar tal cosa? BLV ¿Que has quedado en dos sitios diferentes con dos personas diferentes a la misma hora? BLV ¿Que tu novia te deja por otro? BLV...

A estas alturas no sé de qué manera me veía Epi a mí, pero sí sé cómo le veía yo a él. Había aplicado el procedimiento a tantos aspectos de su vida, que se había convertido en un individualista nato, eso añadido a sus problemas personales (que no eran pocos ni pequeños) hacía de él una persona solitaria, fácilmente irascible, y con dificultad para las relaciones humanas. Y dado que yo en aquella época era una especie de caballero de blanca armadura de la órden de San Judas, obsesionado con las causas perdidas, encajamos de una manera un tanto extraña y surrealista, pero que funcionaba de una forma tan precisa como la maquinaria de un reloj. Cuando yo tenía un mal día, él se encargaba de darme una buena colleja para hacerme espabilar. Cuando era él el que tenía un mal día, despotricaba contra todo y contra todos, y yo le dejaba desahogarse, aunque con ello en ocasiones me salpicara. En una ocasión me dijo: "Dani, ¿cómo puedes ser amigo mío si te trato tan mal?" Y yo le respondí: "Porque conmigo no funciona la máscara que llevas puesta. En eso consisten los amigos."

Epi y Barby se llevaban a matar desde hacía mucho tiempo. Su carácter imperialista y totalitario sobre sus opiniones frente a las de los demás los impedía mantener una conversación sin que acabaran increpándose el uno al otro. Era como enfrentar un Monzón con una tormenta tropical, y mi paraguas no estaba por la labor de soportar el aguacero, por lo que firmaron una especie de pacto de no agresión entre ellos y, para mi sorpresa, llegaron incluso a ser buenos amigos, durante un tiempo al menos... Sin embargo con Mina ocurrió lo peor que podía ocurrir, Epi se pilló por ella. Y mira que se lo advertí antes incluso de presentársela, y me juró y perjuró que tendría cuidado... pero supongo que ciertas cosas son inevitables. Estaba completamente a su merced, y consciente de que no había nada que hacer, que estaba siendo utilizado como un cleanex de los de "todo a cien". Eso sumado a sus otras historias estaba acabando con la poca la autoestima que le quedaba, si es que le quedaba algo. Se liaron varias veces, y como siempre ocurre con estas historias, cada uno me contó su versión, y cada uno omitió la parte que le interesaba. Pero no era necesario conocer al cien por cien lo ocurrido, si conoces a las personas puedes llegar a deducir lo que ha pasado, y vaya si las conocía. A todo esto he de hacer un inciso: Chica que le presentaba a Epi, chica de la que se acababa pillando, convirtiéndose en un auténtico capullo integral y dependiente. Por contra, chica que le presentaba a Epi, chica que tenía serios problemas emocionales y de autoestima, que encontraba en él su fuente de la eterna juventud, y acababa haciéndole estragos el ánimo y la personalidad. Personalmente me daba igual de quien fuera la culpa, sabía de sobra quién tenía las de perder, y una de las máximas de mi "orden" es estar del lado de los perdedores, así que podéis imaginaros por quién tomé parte.

Y así fueron nuestros día a día durante al menos dos años. Tras la calma aparecía alguna fémina que le daba la vuelta a la tortilla, y otra vez a empezar... Mientras tanto a Epi le había dado por volver a pinchar, y como tenía buenas migas con los dueños de un garito de la ciudad, consiguió colarse en la cabina los fines de semana para ganarse unos pavos extra. Aunque todo formaba parte de un gran plan. Esa gente iba a abrir un nuevo pub orientado al rollo "house" en plan "after hour", y era lo que Epi quería lograr, meterse de dj en ese sitio. Era su sueño dorado (para gustos los colores) y lo consiguió, vaya si lo consiguió, pero a qué precio...

Etiquetas:

posted by Blue Devil's @ 13:17,




7 Comments:

At 29 de mayo de 2007, 16:05, Blogger Gambutrol said...

Pues nada... a esperar el capítulo 4. El capítulo 2 y 3 si que tiene relación y van seguidos... pero de momento no veo que tiene que ver el cap. 1 (lo del tiempo y el tren)... espero entenderlo, si no se rifarán capones (como dijiste)...

Oye... que santa paciencia tienes con epi...,

Este amigo tuyo que tiene tan mal carácter, despotrica, opiniones totalitarias, malas contestaciones... no sé, como que me recuerda a alguien pero no sé atribuir a quién...xd, solo que él es algo más exagerado...

Ah por cierto... muy bueno lo de "... ¿a tí quién coño te ha dado vela en este entierro, chuky?..."... ¡Qué punto!

1 a 0 tío

 
At 29 de mayo de 2007, 17:28, Blogger Blue Devil's said...

Bueno, imagínate esta historia como un flashback. El capítulo uno es más o menos el final, la moraleja del cuento... pero para entenderlo primero hay que conocer todo lo anterior. Soy un ferviente defensor de los detalles. Los detalles son los que definen a las personas, y estas a su vez las que dan forma a las historias. Casi siempre en los detalles está la respuesta a lo que buscas :)

 
At 29 de mayo de 2007, 21:35, Blogger mar said...

Vaya se quedó en lo más interesante...habrá que esperar a la próxima entrega, pero por favor no tardes mucho ya me dejaste con la intriga..
Un besito.Mar

 
At 29 de mayo de 2007, 22:27, Blogger Mercedes said...

Como me ha gustado eso de "conmigo no funciona la máscara que llevas puesta", hay que saber mucho de las personas y de la vida para decir esa frase a alguien que es un "porculero" como Epi.
Estoy impaciente por leer otro capítulo.
Me gusta como cuentas la historia, y yo tb "adoro" los detalles, por los detalles se sabe mucho de lo que se puede esperar de las personas, y/o se entienden muchos comportamientos y actitudes.
Besitos Blue

 
At 31 de mayo de 2007, 0:30, Blogger vanmar said...

BLV BLV BLV... como me retumban esas puñeteras palabras todos los días en la cabeza, que cansancio...

 
At 3 de junio de 2007, 20:55, Blogger Ordago said...

Epi no era un "porculero"... Simplemente era un ser tan curioso como complicado.

 
At 6 de junio de 2007, 14:53, Blogger Neferet said...

Me gusta el camino que toma la historia y sobretodo me gusta la manera de contarla. Es evidente que los detalles en este tipo de narraciones tienen la clave.

Por cierto, BLV... es un procedimiento Standar muy útil...

 

Publicar un comentario

<< Home