<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d4344533833935884018\x26blogName\x3d12+Compases\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://12compases.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://12compases.blogspot.com/\x26vt\x3d-6176504475751728820', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

12 Compases

New Rock
sábado, 18 de agosto de 2007

Esto me recuerda un poco al meme aquel de los zapatos... pero no se trata de nada de eso. Veréis, todo empezó ayer a las tres de la tarde, salí de trabajar con dos compañeros y nos fuimos a tomar una caña al bar de enfrente. La caña se convirtió en otra caña, después en una tercera con una ración de oreja a la plancha, luego otra para hacer boca, luego otra más con otra racioncita de choricitos, una más porque nos lo hemos ganao... ya sabéis cómo funcionan estas cosas. El caso es que salimos del bar como dos horas y pico más tarde, y nos fuimos a casa. Lo bueno que tiene mi trabajo con respecto a mi casa es que están al lado, vamos, que tardo diez minutos andando, así que a la puerta del bar nos separamos y emprendí mi camino, feliz y notablemente afectado.

Como sabréis, el alcohol deshinibe nuestros más sórdidos instintos, y el mío es un deseo consumista inaplacable... no lo puedo evitar. Pasé junto a una de las muchas tiendas de zapatos que hay en mi barrio, y me detuve en el escaparate. Probablemente sea la única tienda en toda la avenida que tiene botas New Rock, y uno de mis anhelos siempre ha sido tener un par de esas botas.

¿Qué tienen de especial? Para empezar son caras. Muy caras. Se trata de unas botas asociadas a culturas underground, debido a su estética y tamaño, sin embargo, también son sinónimo de moda y calidad. New Rock sorprende por sus diseños exagerados, vanguardistas, y en cierta medida "pijos", teniendo en cuenta que es la marca de calzado más vestida por metaleros, góticos, visuals, punks, rockers, etc... Uno podría decir que está comprando una imagen, y en cierto modo es así, pero bajo toda esa imagen se encuentra un calzado de mucha calidad, robusto a la par que flexible, fabricado con materiales sumamente duraderos... Una de sus principales características, de hecho, es su larga duración, hay quien dice (no sé hasta qué punto es cierto) que unas New Rock bien cuidadas pueden durarte hasta diez años...

A lo que iba. Allí estaban mis New Rock. Yo siempre había imaginado tener unas botas altas, de esas que le llegan a uno hasta las rodillas, con cientos de hebillas y adornos, pero los botines del escaparate, con su diseño minimalista (para ser New Rock, evidentemente) encajaban perfectamente con mi estilo. Al final, y esto lo sé por experiencia, los botines me resultan más cómodos que las botas, el hecho de llevar tan pocos adornos permite que uno pueda vestir las botas en un mayor número de situaciones (y combinarlas con distintos tipos de ropa sin desentonar), y además suelen ser más baratas. Así que allá que fui, decidido, a preguntar el precio de los botines, aunque estaba casi seguro de que saldría de la tienda con ellos. Cual fue mi sorpresa al descubrir que estaban rebajados casi un 50% por estar fuera de temporada, por ser agosto, porque a partir de cierta fecha van rebajando poco a poco ese tipo de calzado, porque solo quedan pares sueltos, etc... y casualmente uno de los dos pares que quedaban eran de mi número (lo sé porque quise probarme una talla menor y no tenían).

Y así salí de la tienda, con mis nuevas botas de la mano (en una bolsa, se entiende), tras haber charlado un rato con la dependienta acerca de botas y zapatos (aún no me explico cómo fui capaz de intercambiar cuatro palabras teniendo en cuenta mi agradable aliento a cerveza y mi estado etílico) y más contento que un niño con zapatos nuevos, o con botas, en este caso. Y como me moría de ganas de estrenarlas, pero ayer no estaba yo para muchos trotes, hoy me las he traido al trabajo. Es sábado, no hay nadie, y puedo permitirme ciertas liciencias.

P.D.- Ya sé que este post puede resultar un poco... dejémoslo en fuera de lo común, pero qué queréis que os diga, soy así.

Etiquetas:

posted by Blue Devil's @ 7:57,




4 Comments:

At 21 de agosto de 2007, 0:55, Blogger mar said...

Pues mira me gustan tus botas...aunque no creo que fuera capaz de llevarlas por su peso...
Gracias por visitar ultimamente mi blog y me alegro que te guste el cambio de look.
De nuevo estoy por mi eclipse particular.
Un besito.Mar

 
At 27 de agosto de 2007, 10:57, Blogger vanmar said...

Yo siempre quise tener unos zapatos de charol negro, pero como se estropeaban mucho en el patio del colegio...
El caso es que nunca los he comprado, no soy friki de casi nada, pero te entiendo, vaya si te entiendo.

 
At 27 de agosto de 2007, 20:54, Blogger mar said...

Cuando puedas pasate por mi blog, tengo un regalito para ti.
Un besito.Mar

 
At 1 de septiembre de 2007, 13:15, Blogger Gambutrol said...

Menudas botazas nen... con eso almenos pesrás 5 kg más. Bueno, para hacer gemelos y cuadriceps irán bien... jejejeje. Son muy guapas, no de mi estilo, pero guapas igual.

Esa imagen nos da un poquito de idea de como vistes...

 

Publicar un comentario

<< Home