<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d4344533833935884018\x26blogName\x3d12+Compases\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://12compases.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://12compases.blogspot.com/\x26vt\x3d-6176504475751728820', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

12 Compases

Persiguiendo a Amy
viernes, 3 de agosto de 2007

Esta noche me he visto envuelto en un cruce de navajas con la realidad, que me ha hecho remontarme a hace mucho tiempo, recordar algunas viejas historias, y replantearme muchas cosas. Hablaba por internet con una buena enemiga, y por alguna razón surgió el tema del amor, de en qué consiste enamorarse, o confundir el amor con... otros sentimientos. Me dijo que solo se había enamorado dos veces en su vida, yo respondí que no estaba seguro de si lo mio había sido amor o un ataque furtivo de gastroenteritis. Ambos nos reimos.

Se llamaba Vanesa - le dije-, tenía catorce años, y una melena morena preciosa - Ah, el primer amor... - se rió-. ¿Fué tu chica alguna vez? - y sin lugar a dudas respondí que no. Ella bromeó con que con mi vida podría hacerse una película... Entonces, sin darme apenas cuenta, empecé a hablar de Bea.

Tendríamos dieciséis o diecisiete años y hacíamos una pareja perfecta, pese a ser únicamente amigos. No solíamos quedar puesto que siempre andábamos por los mismos bares. Nos encontrábamos y hablábamos, conectábamos, existía química.

Una noche ella me miró a los ojos y me dijo: Dani, te gusta una chica, y yo respondí que sí. ¿La conozco?, me preguntó, y le dije: Es posible. Ella no quiso insistir más.

Unas semanas después me preguntó: ¿Aún no le has dicho nada a esa chica?, y yo respondí que no. Me preguntó por qué, y yo le respondí que tenía miedo de que al decirle algo perdiera lo que ya tenía. Ella me dijo que a veces, en la vida, hay que arriesgarse.

Pasó el tiempo, sucedieron muchas cosas, y Bea y yo nos perdimos la pista. Unos meses más tarde yo andaba con una, y Bea salía con otro. Nos encontramos en el mismo bar de antaño, y como ocurría siempre, nos quedamos solos en un rincón. Me preguntó qué tal con la golfa con la que estaba, las noticias vuelan en un sitio tan pequeño, y yo le expliqué que apenas llevábamos dos días y ya sabía que andaba con otros siete tíos más, así que iba a cortar por lo sano.

Entonces, de forma totalmente inesperada, me dijo: Aun sigue gustándote aquella chica, y no le dijiste nada. De repente lo comprendí todo y como un idiota solo supe responder: Sí. Pero ya es tarde ¿verdad?. Ella enterró su mirada en mis ojos, como solía hacerlo, y murmuró: Sí, Dani. Ya es tarde.

No volví a ver a Bea en mucho tiempo. Es curioso como el tiempo y la distancia pueden llegar a romper algunos vínculos, y sin embargo no borra sus huellas en nuestros recuerdos. La química que había entre los dos es algo que apenas he podido rozar con muy pocas personas, pero algunos trenes se quedan en la estación y otros irremediablemente pasan... Dejé pasar ese tren, no sé qué habría sido de mi de haberlo tomado, tal vez me hubiese roto el corazón al cabo de un tiempo, pero aun hoy me asalta la duda del qué habría pasado. Ahora miro de atrás adelante y me pregunto si no habré estado persiguiendo a Amy todo este tiempo. No tengo respuesta.

"Persigues a Amy (...) Yo pasé por algo parecido a lo que cuentas hace un par de años, se llamaba Amy. (...) Veréis, Amy y yo éramos inseparables, ¿vale?, vivíamos el gran romance. A los cuatro meses yo metí el remo y empecé a preguntarle por su exnovio. Ya se sabe, una jugada tonta, no quieres saberlo pero... tienes que saberlo. Es una de esas chorradas estúpidas de tío. Entonces ella empezó a hablar de él. Me contó cómo se enamoraron, que salieron durante dos años, que fueron a vivir juntos, que su madre me prefería a mí y bla blablabla blablabla blablabla, y yo tranquilo. Pero entonces soltó la bomba, y la bomba es ésta: Al parecer en un par de ocasiones, cuando empezaban a salir, él se trajo a alguien a la cama. “Menaix a truà”, creo que se llama. Eso me fundió los cables, ¿entiendes? No estoy acostumbrado a esa clase de cosas. Me educaron en un colegio católico. (...) Bueno, yo me quedé hecho una mierda y empecé a machacarla. Como no sabía afrontar lo que sentía creí que lo mejor era llamarle golfa y decirle que la utilizaron, tenía sed de sangre, realmente quería herir a esa chica. Le dije ¿pero cuál es tu jodido problema? Y ella intentó controlarse y decirme que fue en ese momento, en ese lugar y que no creía que debiera pedir disculpas porque no sentía que hubiera hecho nada malo. Yo dije ¿de verdad? Luego la miré a los ojos y dije: Se acabó. Y me largué. (...) Fue un error. No estaba enfadado con ella, estaba asustado. En ese momento me sentí pequeño, como si me faltara experiencia, como si nunca fuera a estar a su nivel, como si nunca fuera a ser bastante para ella, ¿me entiendes? Pero lo que no comprendí es que eso le daba igual. Ya no estaba buscando a ese tío, me estaba buscando a mí. Buscaba a Bob. Pero cuando llegué a comprender todo eso... ya era tarde, ella se había ido. Y todo lo que me quedó fue un ogullo estúpido que luego dió paso al arrepentimiento. Sí, ella era la chica, ahora lo sé. Pero yo la eché de mi lado. Y desde entonces me paso los días persiguiendo a Amy."

Persiguiendo a Amy
Año: 1997
Director: Kevin Smith
Guión: Kevin Smith
Música: David Pirner
Reparto: Ben Affleck, Joey Lauren Adams, Jason Lee, Dwight Ewell, Jason Mewes, Matt Damon
Sinopsis: Holden Mcneal (Ben Affleck) es un dibujante de cómics que junto a su fiel amigo Banky (Jason Lee) realiza la exitosa novela gráfica "Bluntman & Chronic". Cierto día le presentarán a Alyssa (Joey Lauren Adams), también dibujante de la que quedará prendada hasta que descubra que es lesbiana. Se enfrentará entonces a un amor practicamente imposible a lo que habrá de sumarse las reticencias de su mejor amigo y colaborador.

Etiquetas:

posted by Blue Devil's @ 4:15,




6 Comments:

At 3 de agosto de 2007, 10:03, Blogger vanmar said...

No sé cuanta gente dejé escapar, nunca tuve muchos chicos, ni fui la estrella de la clase, nunca todos en silencio aguantaron la respiración cuando yo llegaba. Ya no me importa, tengo un don para ver ángeles y aunque alguna vez haya perseguido a Amy (que película, por cierto...uff) ahora siento que a veces simplemente dos personas encajan, solo funciona... Y ya no soy tonta, no me voy a ninguna parte, me quedo a admirar, a veces la suerte me sonríe...

Un abrazo Blue.

 
At 3 de agosto de 2007, 19:59, Blogger Corpi said...

Pero qué burro eres tío, mira que no darte cuenta, claro, tú siempre salido buscando quien te aplacara los calores internos sin darte cuenta de lo realmente importante. Si fueras una tía no te habría pasado eso. Por calentorro.
No sé si te lo digo a ti o a mi, más bien lo segundo. En fin.

 
At 15 de agosto de 2007, 2:50, Blogger vanmar said...

¿Qué pasa aquí? ¿dónde estás?...

 
At 15 de agosto de 2007, 9:39, Blogger Blue Devil's said...

ey ey ey, tranquilidad, que no me he ido... como parece que estamos solos en lugar de un post, vamos a hablar tú y yo aquí sentados, con unos cafés de la mano, entre susurros y comentarios que pasen desapercibidos. Y es que la semana pasada me fui a Murcia cuatro días al Leyendas del Rock, regresé el domingo a las doce de la noche, como la cenicienta, y aun estoy tratando de recuperar el sueño perdido ;) ¿tú qué tal?

 
At 27 de agosto de 2007, 10:46, Blogger vanmar said...

Pues me he perdido unos días en mis cuatro paredes, a veces a mi también me gusta perderme...
Voy a recuperar el tiempo perdido en tu blog.
Un beso.

 
At 1 de septiembre de 2007, 13:19, Blogger Gambutrol said...

Te pasa lo que a mí, que nos damos cuenta tarde o cuando nos damos cuenta no tenemos cojones (o almenos yo no los tengo...), algún día cambairemos, jajajaja, o no...

 

Publicar un comentario

<< Home