<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d4344533833935884018\x26blogName\x3d12+Compases\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://12compases.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://12compases.blogspot.com/\x26vt\x3d-6176504475751728820', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

12 Compases

A días malos... Buenos días.
martes, 17 de junio de 2008

Ayer fue un mal día. Por todo, en general. Ayer fue un día penoso. De esos que terminas acostado en la cama, con el mal sabor de boca que dejan la decepción y el fracaso. Y mirando al techo, en el mejor de los casos, deseando borrar ese día del resto de tus días. ¿Lo peor? Nadie a quien culpar. Ni siquiera a ti mismo.

Lo dije en un par de entradas más abajo: "A veces elegimos nuestro camino. A veces lo eligen por nosotros. Y a veces no tenemos elección." Pero cuando se junta todo, y encima ves cómo algo por lo que has luchado lo indecible se te vuelve a escapar entre los dedos, cuando casi estabas a punto de tocarlo, y todo por causas externas... Es como si el cielo se te cayese de pronto, y sencillamente, te rindes.

No sé, podría tratar de expresarlo de mil formas, con decenas de metáforas e hipérboles, juegos de palabras, sinónimos… Pero creo que “frustración” lo define perfectamente. Ayer me sentí frustrado. Y arrastré desmoralizado la desgana, cual alma en pena arrastra sus cadenas. Sin pena ni gloria, ni destino aparente. Resignado a varar en el presente de su propia historia, tan solo cargando consigo el peso de su memoria.

Sin embargo hoy estoy de mejor humor. No es que el día sea mejor, de hecho todo sigue igual… Nada ha cambiado ni tiene pinta de hacerlo, al menos a corto plazo. Pero no importa, porque solo hay una cosa peor que rendirse, y es compadecerse de uno mismo. Así que: “a días malos… buenos días.”

Etiquetas:

posted by Blue Devil's @ 11:35,




4 Comments:

At 19 de junio de 2008, 20:45, Blogger Gambutrol said...

Pero es que rendirse no es malo... es simplemente otra opción. Así que comerse la cabeza lo justo... ¡BUENOS DÍAS!

 
At 20 de junio de 2008, 10:54, Blogger Blue Devil's said...

No puedo rendirme. Tomar otros caminos, usar otra estrategia, quizás probar en otro sitio... pero no puedo rendirme. Si lo hiciese, nada de lo que he hecho hasta ahora tendría sentido, y no sabría qué hacer después. Pero no me como la cabeza, en cierto modo era eso de lo que quería hablar. Pasé un día asqueroso sintiéndome fatal, pero al dia siguiente me sentí mejor. :)

 
At 21 de junio de 2008, 19:28, Blogger Raphaël de Valentin said...

Tal cual; nada hay mejor que dejar pasar unas horas, mejor toda la noche, dormir si se puede, incluso apartar un par de días aquello que a veces es tan frustrante para nosotros.

O dejarlo aquí escrito.

Muy buenos días, Blue.

 
At 21 de junio de 2008, 21:14, Blogger Corpi said...

Yo siempre he considerado que la vida funciona a base de rachas, unas buenas y otras malas. ES cuestión de paciencia.

 

Publicar un comentario

<< Home